Importante: Aquí no pretendo buscar la verdad, muchos post se sostienen más por la ironía o el humor que por condecir con la realidad o mi forma de pensar, y algunos otros por una verborragia irresponsable. Si no te crees capaz de lidiar con esto, no leas el blog y mucho menos comentes.

Ya en el olvido...
<< Actual

Mi otro blog: En el tren

Blogs que leo...


Apatia
crl + alt + del
El placer de no ser una chica cosmo
Firulete
Cada vez que me levanto...
Parabola de una pretension caprichosa
En el subte
El día que me leas
Mucho de todos
Basket Case
Alias-Tina
turra
5 Para el peso
Más de lo mismo y menos también
esmalte rojo furioso (nuevo)



Discurso de Fidel en Argentina



Una web que rompe almas:



imagen

This page is powered by Blogger.

sábado, junio 24, 2006
 
Me busco, no siempre, a veces lo cotidiano me sobrepasa; pero algunas veces me busco, me trato de identificar entre el mar de creencias, sensaciones, represiones, cultura. Intento aislar mi yo del todo, buscar mi esencia. Me pasa cuando me intuyo solo, cuando no me reconozco, cuando actúo de una forma que siento extraña. Como ahora.
Empiezo a descartar cosas, a reconocer las que no me son propias. No mucho después me encuentro con nada, no soy nada, he quedado reducido a un punto geométrico. No quedan más que relaciones, de ese punto infinitamente pequeño, con el mundo. Esas relaciones que yo creía propias, que yo llamaba yo, ahora me son ajenas, me deshago en ellas. Prendo un cigarrillo que ya no creo haber prendido yo, y me dispongo a intentar disfrutar de no ser. O, pienso ahora, de ser a la manera hegeliana. Soy mismidad igual a mí mismo que igualo conmigo mismo, lo otro que mí mismo, digo en voz baja y me río. Prudentemente me prometo no contarle a nadie, y decido abrir una botella de vino; tal vez se me pase, el alcohol me suele permitir apropiarme de todo eso que acabo de abandonar.
Estoy mucho mejor, ahora ya me convencí: está bien, soy lo que soy en relación a lo demás, pero ese soy yo. Todo vuelve a tener sentido, me vuelvo a tener, me vuelvo a encontrar. Me encuentro también con mis problemas, y los textos de Foucault que quiero leer. Ni siquiera llego a buscar mis textos que me asalta otra duda: soy lo que soy en relación a lo demás, pero ¿por qué he construido esas relaciones y no otras? ¿Qué mecanismos de poder, diría Foucault, interesan a esas relaciones? Me desespero, me sirvo otro vaso de vino, y empiezo a diagramar el plan a seguir: soy yo, el poder soy yo, es a mí a quien interesan esas relaciones, ¡yo mismo me he "construido"!
Solucionado el problema finalmente voy a buscar Vigilar y castigar al sector "Filosofía" de la biblioteca. ¿A quién se le ocurre poner El origen de las especies en la parte de filosofía? Maldigo. Lo que menos necesitaba en este momento es acordarme de Darwin; entre yo y el poder de mis genes que fueron seleccionados durante millones de años, tengo las de perder. No sólo soy apenas lo que soy en relación con lo demás, sino que esas relaciones son en función de lo que la selección natural ha dictaminado.
Intento tranquilizarme, tapo el vino, y pienso. Esto ya pasó en la historia, al sujeto lo han intentado sacar tantas veces del centro, y siempre de alguna manera volvió a él. ¡Claro, Descartes!... no puedo estar seguro de nada, pero soy yo el que no está seguro, soy yo quien se ha dado cuenta de eso. Respiro aliviado, me sonrío, ja, ¿qué diría Freud si supiera esto?... ¡no!... Freud...

x 11:29 p. m.

martes, septiembre 06, 2005
 
(En respuesta a Natalia, que oportunamente señala, que la frase anterior es plagio literal de Quino)

He leído y releído Mafalda incontables veces, sin duda, de alguna forma "se me coló" esa frase. Pero no fue copiada literalmente; es más, el contexto en el que se me ocurrió la justifica de forma deductiva, y las interpretaciones que yo le di (y que le daría cualquiera que estuviera al tanto del contexto en el que surgió) tienen poco que ver con la de Quino.
Por otro lado si uno medita un poco sobre el "plagio", la cosa se empieza a complicar. Todos en cierta forma somos plagiadores. La "creatividad" no es más que el arte de atomizar y luego enlazar la creatividad de muchos otros, que a su vez hicieron lo mismo con sus anteriores? y etc. Sería muy pedante pensar que la creatividad que hay hoy en el mundo se sostiene por sí sola; se sostiene por 10.000 años de cultura.
Y si uno piensa que "todo esto" es el producto de 10.000 años podría pensar con razón que la creatividad en un sentido puro no existe. Que todo lo "creado" fue sólo accidental y que nuestra función (que llamamos creativa) es sólo la de seleccionar esos "accidentes" y combinarlos con otros.
...Sí, seguro, todo esto alguien ya lo debe haber dicho.

x 11:27 a. m.

martes, agosto 16, 2005
 
Enamorarse es como abrir una sucursal de uno en otra persona; con todo lo que eso implica.

x 10:39 p. m.

viernes, junio 24, 2005
 
Encuesta:
¿Qué piensan de la "famosa" frase de Serrat "Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio"?

Nota: Es con fines estadísticos muy serios

x 10:17 p. m.

domingo, abril 03, 2005
 
Primero Alsogaray, después el Papa; falta que se nos vaya Rainieri para completar una semana inconsolable.

x 11:05 p. m.

 
Piece of cake.

x 3:17 a. m.

 
... hoy no.
(lo que puede hacer un sábado)

x 2:15 a. m.

viernes, abril 01, 2005
 
Hoy me duelo.
(no, el papa no tiene nada que ver)

x 7:26 p. m.

miércoles, marzo 30, 2005
 
La memoria es cruelmente selectiva: la mayoría de nosotros olvidamos fácilmente nuestros éxitos pero recordamos agudamente los fracasos.
¿Somos negativos?. Yo creo que no, crea que desarrollamos insensibilidad ante un hecho que se repite. Cuanto más éxitos tengamos menos valor "unitario" tendrán éstos, y cuántos menos fracasos más desmedidos serán. Por eso nos exigimos tanto, y por eso mismo, es al pedo que lo hagamos.

x 2:00 a. m.

viernes, febrero 25, 2005
 
(Comentario al margen:) Hace tiempo le escuché decir a Pappo, en una entrevista, que le gustaría morir atropellado por un camión de cerveza.
Casi Pappo, casi.

x 10:08 a. m.

domingo, febrero 20, 2005
 
Tu sólo vivir me basta.

Las charlas, las caras, la cama (, las nalgas).
Desde que te besé, me cegué.
Sin ti, ni viví.
Solos los dos somos todo.
Tu cruz: tu luz.

x 11:45 p. m.

martes, febrero 15, 2005
 
Mientras esperaba el bondi en una ruta, observaba como todos (todos) los autos pasaban a más de 80Km/h al lado de varios carteles muy llamativos que rezaban: "Precaución, hombres trabajando. 20Km/h". Me hubiera gustado hacer una lista con los nombres de los conductores, y luego cruzarla con la lista de gente que va a las marchas de Cromagnon. Del cruce hubiera obtenido una lista de gente totalmente prescindible.
Me asquea la hipocresía hasta puntos criminales.

x 11:33 p. m.

viernes, enero 07, 2005
 
Escribí varias cosas sobre la tragedia de Once, pero creo que no postearé ninguna de ellas. Todo lo que pueda decir pierde relevancia en comparación a lo que siento.

x 2:53 p. m.

jueves, diciembre 30, 2004
 
No sé. Tiro la idiosincrasia del blog a la mierda; me pongo cursi, sensible y maricón.
En fin... me cago en todo eso: ¡feliz año gente!
Fue divertido escribir, pero mucho más leerlos. Gracias.

x 9:37 p. m.

martes, diciembre 21, 2004
 
El brindis del laburo. Siempre está el ocupado que no puede ir. O si va, seguramente lo llamaran al celular cuando tiene medio triple de miga en la boca; por supuesto hará alarde de su compromiso con la empresa yéndose al trote a su escritorio. Porque, claro, en el brindis esta el gerente de la empresa; por única vez en el año sin cara de culo.

El remis que hay que reservarle con infinitas indicaciones y semanas de anticipación a esos parientes que viven lejos, y que sólo aparecen una vez por año.

Los perros que se asustan con los cohetes.
El tío jodón que tira cohetes adentro de la casa. Los pendejos que tiran cohetes.
El "¡Nene!... si no explota dejalo, mirá que la mecha puede quedar prendida y después te explota en la cara", de alguna señora mayor.
Los más chicos que te hacen mierda el encendedor queriendo prender las estrellitas.
El globo aerostático que se prende fuego o se queda enganchado en los cables, para decepción de todos, y para vergüenza del que, con actitud de ser uno de los hermanos Montgolfier, se hizo cargo del lanzamiento.

El muñeco de los vecinos.
La mugre que deja el muñeco quemado de los vecinos.

Los pendejos que rompen las bolas toda la noche con querer abrir los regalos.

Un tío comentando (como todos los años), con aire de ilustrado, que el pan dulce, las nueces, las avellanas, los turrones... etc, son comidas de invierno y que acá deberíamos comer otra cosa, no lo que comen en el invierno del norte.
El mismo que más tarde comentará que según las estadísticas hay más accidentes con tapones de sidra que con cohetes.

Una vieja gritando: "No se apoyen en la punta". Y no, no se apoyen, porque la mesa, oculta bajo el mejor mantel, es la puerta de la pieza sobre dos caballetes. Los caballetes que fueron diseñados... bueno, no sé para qué, pero no para sentarse porque al pobre que le toquen, tendrá que luchar por conseguir espacio para sus piernas. Un lugar que generalmente les toca a los más chicos, que son los mismos que tiene que sentarse en los banquitos. Porque cuando las sillas faltan es así: los chicos en los banquitos, "ellos son jóvenes"; la prole en las sillas de plástico del jardín, que los dejaran con la mesa a la altura de la barbilla; y los dueños de la casa en las habituales sillas del comedor.

Las artesanías con el alambrecito de la sidra. La sidra.

Que todos se "quieran"

El "Muchas felicidades che, para vos y los tuyos".

El que dice "Felicidades" fuera de hora. El que lo corrige, porque tiene su reloj "en hora con el teléfono". El que corre a prender el televisor para certificar la hora. Los "fuegos artificiales" que pasan en todos los canales en ese momento.

El participar, sin querer participar, de una fiesta ajena a las propias creencias.

Eso, y casi diría que sólo eso, es para mi la navidad. Por eso la detesto.

x 8:28 p. m.

sábado, diciembre 18, 2004
 
Un optimista vendría a ser como un pesimista del presente.

x 1:23 a. m.

 
Obviamente no era mi intención que esto pasara, pero no es su lugar, no tenía porque lograr esa personalidad, no tenía porqué tener personalidad alguna. Aparentemente no me siento cómodo con la vida "marital", pero no se asusten, no nos vamos a separar; hemos llegado a un arreglo.
Es cierto que yo jamás pacté nada, pero hay cosas que se sobreentienden, me parece que es claro, más en una relación de este tipo, si es que me permiten que llame relación a "esto".
Sobra decir que sin mi no es nada, no lo era cuanto todo empezó, y no lo es ahora. Quisiera hablar de sus derechos y obligaciones, pero me parece tan ridículo que pueda tener derechos! Tal vez alguno (sobre todo alguna) debe estar levantando el dedito en nombre el feminismo; déjeme decirle algo: Me cago de risa de la ridiculez extrema de su comentario.
No entiendo por qué, no entiendo por qué si es así la cosa no me siento libre. Termino accediendo a sus mandatos, a sus reglas, a sus límites. Vuelvo con lo mismo, pero todo lo que es, lo es gracias a mí; entonces esos límites de los que hablo, ¿son límites que yo me impongo?. Mi psicólogo diría que me estoy saboteando. Creo que tiene razón.
Quisiera poder ser yo, como lo era en el principio, y no puedo. Cuando recuerdo la libertad que sentía en ese tiempo me parece que no era yo, que eso lo vivió otro... pero no, las pruebas sobran. Y no sé cuando dejó de ser así, cuando me empecé a sentir atado, y lo peor, sentir que yo mismo hago los nudos. Estoy condenado a ser mi verdugo, hoy es esta relación, mañana será otra, y otra...
Como dije, hemos llegado a un arreglo, el blog y yo vamos a dormir en camas separadas por un tiempo.

x 1:19 a. m.

jueves, noviembre 25, 2004
 
Las veces que medité sobre el suicidio me dije que si alguna vez resolviera ponerlo en práctica, antes me cargaría algún hijo de puta. El hijo de puta recurrente en mis fantasías es Videla.
El problema con el que me encuentro es que estoy seguro que después de matar a Videla mi vida cobraría sentido, y desaparecería la idea de suicidio. Dicho de otra forma, yo podría encontrarme en la siguiente situación : O es Videla muerto o soy yo muerto. Y eso, que yo sepa, es homicidio en defensa propia.

(Y esto, que yo sepa, es apología de homicidio)

x 10:48 a. m.